A+
A-

Durante la década de los años setenta, Raphael es ya un artista consagrado y admirado en todos los rincones del mundo. Recorre continuamente América, canta en repetidas ocasiones en la antigua URSS, en Japón, Australia, África y Europa, actuando en las principales salas y teatros, mientras despierta el fervor de sus abnegados clubs de fans (los "raphaelistas") y conoce a lo más granado de la sociedad de cada país.

Su participación durante 3 semanas consecutivas en el famoso programa estadounidense, Ed Sullivan Show (1970) le abre las puertas del mercado norteamericano, mientras que en España continúa estando en lo más alto de las listas de popularidad. En otras ocasiones, es él mismo el maestro de ceremonias, como sucede con su programa de radio El Raphael Show (1973) o el espacio de televisión El mundo de Raphael (1975). En estos proyectos, comparte plató y escenario con importantes profesionales de la talla de Lola Flores, Miguel Ríos, Ana Belén y Víctor Manuel, Rita Pavone, Gina Lollobrigida, Cliff Richard, Lina Morgan, Montserrat Caballé o Abbe Lane, entre otros.

Junto a esto, continúa su carrera cinematográfica con otros tres films: Sin un adiós (1970), Volveré a nacer (1973) y el documental Rafael en Raphael (1975); a lo que añade el rodaje de la telenovela mexicana Donde termina el camino, en 1978.